Revisando el concepto de Smart City

Después de haber leído el artículo que publica Jordi Borja (Geógrafo y urbanista) en Plataforma Urbana donde habla del concepto de Smart City, tengo que admitir que la idea sobre este nuevo paradigma de ciudad cambia inevitablemente. El artículo al que me refiero se titula Ciudades Inteligentes o Cursilería Interesada.

En el texto comenta que este nuevo cuño que se le está dando a la ciudad es un “reclamo publicitario” interesado por ciertos sectores empresariales, lo que genera un nuevo escenario propicio para la promoción de sus productos y servicios. No le falta razón en lo que dice, y más al repasar otros apelativos que se le han ido dando a ciertas ciudades en distintos momentos, con diferente temática pero con un mismo objetivo, crear una distinción sobre el resto de ciudades, apoyándose en un nuevo modelo de desarrollo urbano.

Como digo, hay una lista de títulos que se han ido adjudicando ciertas ciudades del mundo, aquí van algunas de ellas:

  •  Ciudad de la Información.
  • Ciudad del Conocimiento.
  • Ciudad Sostenible.
  • Ciudad Competitiva.
  • Ciudad Creativa.
  • Eco-ciudad.
  • Otros modelos…

¿Sabrías decirme una ciudad referente de cada uno de estos modelos? ¿Una ciudad que siga decididamente una hoja de ruta clara para llegar a serlo? ¿Definirías a esa ciudad por los rasgos que se supone a su categoría?

Ciudad del Conocimiento

Todos estos modelos comienzan con buenas intenciones, en ocasiones fruto de la observación y tendencias en función de la coyuntura del momento, pero la culminación de su objetivo dista mucho de materializarse.

Apoyadas con gran publicidad por parte de colectivos sociales, empresas y Administraciones consiguen un fuerte tirón, situando a las primeras ciudades en adherirse a ese modelo a la vanguardia de la modernidad, lo que favorece en gran medida a los flujos de negocio y les otorga cierta exclusividad. Como toda moda y como bien dice Jordi Borja, la ciudad es ciudad de siempre y bautizarla artificialmente con ciertos objetivos no conlleva per se un largo recorrido, puesto que poco a poco el resto de ciudades “modernas” se irán sumando al movimiento, acabando éste por ser un aspecto más de las ciudades de hoy, y por tanto, la ciudad que no tome posiciones quedará rezagada en el panorama mundial de la innovación, aunque para nada sea así.

Estamos hablando pues, de imagen, de crear un escenario idílico, propicio para el desarrollo de nuevas actividades, aparición de nuevos nichos de mercado que pretenden revolucionar el funcionamiento de una ciudad. Todo eso está muy bien pero, como decía Chueca Goitia, la ciudad es un proceso vivo, en continua evolución y será lo que de por sí tenga que ser (esto lo digo yo). Por tanto, la evolución de la ciudad, como organismo permeable y cambiante que se le supone, va mucho más allá y es mucho más compleja de lo que una etiqueta pueda otorgar.


La Ciudad Idealizada

Podemos llegar mas lejos y hablar de la ciudad idealizada, lo que se supone que sería la ciudad del futuro  y donde casualmente siempre se muestra un macro-complejo con edificaciones extravagantes, esto no llega a ser más que eso, mera idealización, pero lo interesante de cada una de ellas es su “hoja de ruta” que es la que marcaría el desarrollo urbano.

La Ciudad Idealizada:
” Lo que resulta llamativo de estos nuevas utopías o distopías es que en esas estructuras supuestamente hipersostenibles y tecnológicamente avanzadas se encarna el ideal de entorno rígidamente controlado, previsible e imbuido de una asepsia que –como sugería el urbanista Kevin Lynch–, al materializarse, produce una sociedad que tal vez bordea lo patológico. A esas obsesiones de perfección se opone la sustancia compleja, contradictoria, subjetiva, intensa y viva de la ciudad real como hábitat natural de lo humano.” Freddy Massad, 2010.

Seguro que si buceamos en la historia encontraríamos numerosas ideas de ciudad “innovadoras” que se consideraban como el modelo a seguir, serían las “ciudades del futuro” en aquel momento. Más adelante podríamos hablar de ello.

lilypad_fuente


Algunas cuestiones a cerca de las Smart Cities

¿El término de “Smart City” significa hablar de humo? A mi entender no, siempre que se tomen medidas serias para el beneficio de la ciudadanía, facilitando y agilizando su día a día. Algunos de los ejemplos que hemos puesto anteriormente son meras pinceladas.

¿Tecnificar y sensorizar aspectos urbanos son exclusivamente cosa de esta nueva corriente? Por supuesto que no! Sin embargo tendemos a modular y etiquetar todo lo que nos rodea, y obviando los motivos por los que este término esté en boga lo que está claro es que se puede aprovechar para materializar iniciativas beneficiosas para nuestra ciudad.

 ¿Va a revolucionar la ciudad tal y como la conocemos? La “ciudad inteligente” es un concepto más como otros tantos, si lo consultamos en Wikipedia nos dice lo siguiente:

 “…se refiere a un tipo de desarrollo urbano basado en la sostenibilidad que es capaz de responder adecuadamente a las necesidades básicas de instituciones, empresas, y de los propios habitantes, tanto en el plano económico, como en los aspectos operativos, sociales y ambientales.”

 ¿Si se basa en la sostenibilidad, en qué se diferencia de la “Ciudad Sostenible” o cualquier otro modelo? Cualquier modelo de desarrollo que se deba tomar en serio se basará en la llamada sostenibilidad, evidentemente, si algo no es sostenible, no es viable.


Puntos fuertes de una Smart City

Ya hemos hablado que lo importante es el fondo, el cuerpo de cada modelo de desarrollo. En este caso concreto podemos resaltar varios puntos de los que sacar beneficio.

  1. Empleo: Como en todo modelo urbano aparecen necesidades o nuevos puestos a cubrir, en este caso con aspectos como la geolocalización, medición de parámetros, adaptación de instalaciones a nuevas funcionalidades.
  2. Aparición de entornos creativos y de innovación: Medidas de apoyo a Start-ups; Foros, talleres y debates hacia las nuevas tendencias, tecnologias, planteamientos, etc.
  3. Tecnificación y simplificación de procesos tradicionales: Sensorización, medición y cuantificación de parámetros urbanos.
  4. Escenarios de cooperación ciudadana e intervención activa del pueblo en toma de decisiones.
  5. Temas ambientales y consumo energético: Revisión de normativa ambiental y eficiencia energética.

Ésto es una pequeña pincelada de lo que puede dar de sí un escenario activo y dinámico. De que sea así dependen todos los agentes sociales, que serán los que lo canalicen en iniciativas útiles para la ciudad.


En definitiva

El artículo que comentaba al principio lo considero una buena llamada de atención para no perder el rumbo y seguir en contacto con la realidad, ya que la ciudad es algo más que una etiqueta. Dentro de cada etiqueta se enmarca un modelo de desarrollo común,donde el fin último es la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, pero el camino a recorrer es lo que diferencia a uno de otro.

Podríamos hablar de una tendencia a la ciudad sensorizada, por el auge en la captación de datos masivos (sensores de movimiento para semáforos, de humedad para jardines, de proximidad para aparcamientos, y un largo etc. ) de los cuales se extrae información para facilitar y optimizar diversos aspectos urbanos.

Puede servir de impulso para una mayor eficiencia urbana que englobe todos los elementos y sectores de la ciudad, creo que se debe aprovechar ésta y cualquier otra corriente para promover buenas iniciativas, al amparo de la buena receptividad de las Administraciones y población en general.

Lo más importante para la ciudad lo refleja Jordi Borja en el último párrafo del artículo:
“Mejor sería ocuparse de las ciudades y los sistemas de ciudades y no la urbanización ciega y desregulada, reducir las desigualdades sociales y garantizar la calidad de vida de las poblaciones urbanas y recuperar conceptos más claros como el derecho a la ciudad y el gobierno democrático del territorio.”

Debemos aprovechar este nuevo tirón para abordar todos esos temas, si bien es cierto que no todos traen réditos económicos o políticos y ahí es más difícil esperar resultados, aunque sean aspectos donde realmente se necesite actuar.

 

Es un tema muy complejo y difícil de abordar en un solo artículo, si tienes algo que aportar comenta y lo completamos entre todos. ¡¡¡TODOS SOMOS CIUDAD!!! 🙂

 

Anuncios

2 comments

  1. Genial articulo, justamente estamos trabajando en la parte de sensores con mi esposa y me pareció justa aunque exagerada la postura.

    Es un buen llamado de atencion a como trabajar y tener cuidado, pero no a poner un stop.

    Me gusta

    1. Hola Pablo ¿que tal?

      Como bien dices es una muy buena llamada de atención para centrarnos en lo realmente importante.Debemos aprovechar esta oportunidad y facilitar la vida al ciudadano.

      Muchas gracias por tu comentario!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s